Qué cursi soy.

Estoy convencida de que sus ojos son hojas, compost reinventado con el rocío de la mañana, maraña traslúcida que se nublará de cataratas con los años. Son hojas frescas porque están recién muertas, hojas aún calientes que crujen al pestañeo, sopa de hojas para tocar fondo los domingos de invierno. De lo que no estoy muy segura es de si fue allá fuera, allí dentro, donde me ocurrió el accidente. Recuerdo que tenía los pies muy fríos, aunque no lo suficiente como para no notar un hongo enorme y asqueroso que deshice con mi botín. Llevaba el abrigo azul, tan bonito como inútil, como una gota de cielo. Todo lo demás, todo lo que alcanzaba a ver (guantes, pelos, zapatos; y bajo ellos la alfombra vegetal; y sobre ella, algo inquietos, los árboles) era marrón, turrón de chocolate con almendras. Tras destrozar la seta, me agaché sin saber a quién socorrer. Fue un impulso similar al de opinar sobre un asunto que desconoces, fue ridículo e infructuoso, un abrazo a quien no lo está pidiendo. En aquel momento me sentí víctima y asesina en aquel paisaje dicromático. Clavé las rodillas en la podredumbre de hojas, el alma desnuda como las ramas que intrincaban mi corona de espinas. Yo era la terrible excepción del pergamino, una intrusa que aplastaba señales, mancillaba alimentos, evitaba un fatal desenlace o un sueño eterno. Aquel hongo, desmenuzado, desaprovechado, se disolvía en la tierra que me lo había entregado, enmudeciendo para siempre en esa inmensidad homogénea que es la savia que porta nuestros recuerdos. Tras oficiar un íntimo funeral para el hongo, recité, aún de rodillas, una breve oración a los dioses que guían nuestros pasos; y lancé un beso amistoso a los diablejos que les hacen cosquillas en los sobacos. Después me acurruqué y escondí la cabeza bajo el cuerpo, para convertirme en un azul-redondo punto-y-seguido. (Nota: En esta postura puedes siempre proyectarme hacia tus propios bosques, como por una puertecilla de gato, y así saldré rodando del interior de tus pupilas hacia algún otro encuentro.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s